• <
  • >
  • t
  • ··
x

Ven a la bazana

Identidad de la Bazana

La identidad de La Bazana y, por extensión, de los demás pueblos de colonización, Brovales y Valuengo, posee valores muy característicos y específicos de estos núcleos creados de la nada en torno a la segunda mitad del siglo XX. A nivel territorial, se trata de pueblos de pequeñas dimensiones pero con repercusión en una extensa área de cultivos. Los tres núcleos se crean en medio de un entorno natural, en el que existe un PAISAJE ANTROPIZADO, ya que se trataba de terrenos de secano en medio de los cuales se construyeron los embalses de Valuengo y Brovales, así como una red de acequias que convirtieron estos terrenos en regadío, pasando a originar una gran zona verde. LA DEHESA, LAS MASAS ARBÓREAS los horizontes abiertos y la relación entre AGUA y VEGETACIÓN son elementos esenciales. Estos tres núcleos, pero sobre todo La Bazana, tiene una relación muy estrecha con Jerez de los Caballeros, constituyendo en la actualidad una especie de “ciudad dormitorio” para los habitantes que trabajan y hacen su vida diaria en Jerez. La desaparición paulatina de la agricultura como medio de vida ha provocado que la mayor parte de la población se dedique al sector servicios, cuyo principal foco se concentra en Jerez de los Caballeros. La intervención priorizará la conservación del medio ambiente para asegurar la calidad de vida de las personas que lo habitan y la preservación del paisaje tal y como nos ha sido dado. NO INVENTAR NADA NUEVO. RECUPERAR LA ACTIVIDAD QUE ALLÍ EXISTE COMO VALOR INTRÍNSECO DEL LUGAR.

 

Estrategias de intervención: RECUPERACIÓN, CONEXIÓN, AHORRO ENERGÉTICO, REUBICACIÓN

RECUPERACIÓN: NO CONSTRUCCIÓN.

USO ORIGINAL DE LAS PARACELAS COMO GENERADOR DE ACTIVIDAD PRODUCTIVA

Una vez analizado el paisaje y, siendo conscientes de los valores que representa, llegamos a la conclusión de que la NO CONSTRUCCIÓN significa respeto hacia lo existente, lo que supone la mejor de las estrategias. Lejos de explotar el entorno bajo el punto de vista de la máxima repercusión económica, es posible crear una actividad productiva y sostenible que asegure la conservación de las parcelas y su reactivación como campos de cultivo que fue el origen de las mismas. La idea es preservar el territorio con una estrategia de perspectiva a largo plazo, ya que la experiencia demuestra que una acción invasiva e inmediata puede llegar a ser irreversible y, una vez finalizada su repercusión a corto plazo, produce más daño que beneficio. Utilizar las parcelas agrícolas para uso agrícola, es decir, para lo que fueron creadas, en donde el agua juega un papel fundamental, ya que se encuentra presente en todo el territorio. Habrá que repensar los tipos de cultivo más propicios para esta zona y que generen una actividad sostenible y productiva desde el punto de vista económico. La transición de unas plantaciones a otras deberá ser dilatada en el tiempo, compatibilizando al inicio las especies existentes (maíz, alfalfa) con las nuevas especies a implantar. Los cultivos que se proponen son: ARÁNDANOS (frutos rojos en general), PISTACHOS, ALMENDRAS.

CONEXIÓN: RED DE TRANSPORTES PARA PERSONAS Y COMERCIO

Para poder respetar y cuidar un bien es necesario conocerlo. Es importante la creación de conexiones a nivel territorial que generen movimiento de personas desde y hacia La Bazana. Para apostar por una ciudad productiva es necesario articular una buena red de conexiones que no es más que utilizar las vías existentes e introducir La Bazana en una serie de recorridos comerciales y de transporte, hecho más que factible dada su óptima localización entre Andalucía, Badajoz y Portugal. Por otra parte, como generador de actividad y atracción de personas, se propone la utilización y mejora de caminos existentes para la creación de rutas peatonales, ciclables o ecuestres que permitan conocer de cerca el lugar.

AHORRO ENERGÉTICO. CICLO NATURAL. APROVECHAMIENTO DE RECURSOS

Las parcelas de cultivo utilizan el agua de los embalses de Valuengo y Brovales para su riego, a través de un sistema de acequias. En La Bazana el agua llega de forma natural a través de la pendiente que presentan estas canalizaciones. No es el caso de todas las zonas de regadío que conforman la comunidad de regantes, ya que algunas necesitan sistemas de bombeo para llevar el agua a todas las parcelas cultivables. Este bombeo supone un coste económico elevado, si lo comparamos con el recurso principal que es el agua. Se propone el aprovechamiento de la energía solar, mediante captadores situados en el área industrial siderúrgica de Valuengo para reducir el gasto económico que provoca el bombeo de agua de riego.

REUBICACIÓN. CREACIÓN DE CIUDAD Y CAMPO

Apreciar el territorio significa entenderlo como paisaje. Toda el área territorial en torno a La Bazana se entiende como una extensión del núcleo, en la que existen parcelas en desuso en cuanto a actividad agrícola. Crear ciudad y crear campo al mismo tiempo. Se plantea la posibilidad de construir nuevas viviendas, de forma diseminada, aisladas en una amplia zona de terreno, asociadas a la actividad agrícola o al turismo rural, íntimamente ligadas al entorno. Crear más ciudad y, al mismo tiempo, más campo, es la síntesis de dos modelos: el urbano y el territorial. Estos dos modelos, pueden ser compatibles si existe una red apropiada de conexiones entre ambos.

 

Escala Urbana

La Bazana como núcleo urbano presenta características muy específicas, dado el tipo de poblado que representa, creado de una sola vez, desde su diseño hasta la ocupación por sus habitantes, en un momento concreto a partir de unas necesidades comunes a todos los pueblos de colonización y cuya evolución a lo largo del tiempo ha sido diferente al resto de núcleos urbanos. La concepción de Alejandro de la Sota para este pueblo nace del emplazamiento en el que fue proyectado, alejado de todo, un pueblo al que había que ir, por el que no se pasaba: por su situación de vivir aislado: no se verá desde ninguna carretera, ni camino importante. Se proyectó por esto, para sí, hacia dentro. A nivel arquitectónico, se trata de volúmenes sencillos, paisajes blancos, uniformes y contemporáneos, pero con carácter rural, creados con economía de recursos en los que la función principal es vivir. En cuanto al espacio público, el corazón de La Bazana está en cada una de sus cinco plazas. Son las que determinan su urbanismo, las que ordenan el espacio y delimitan lo público, diferenciándolo de lo privado: los puntos más agradables para vivir. Se intenta en La Bazana hacer un pueblo “todo plazas”; las calles quedan reducidas a las carreteras de acceso a aquellas. Se trata de un urbanismo en el que prevalece el ser humano. Esta concepción inicial de que las plazas sean los puntos más agradables para vivir se ve en la actualidad algo desvirtuada ya que la realidad es que son amplios vacíos urbanos, algo descuidados, con presencia de coches en todos ellos, y con un mobiliario urbano, vegetación y cableado poco o nada apropiados. La Bazana, cuya concepción inicial era una ciudad constituida únicamente por viviendas, carecía de dotaciones y equipamientos, por lo que sufrió algunas ampliaciones en las que se construyeron edificios dotacionales. La falta de infraestructuras de uso colectivo, provoca que los habitantes de La Bazana deban desplazarse a otros núcleos, principalmente a Jerez de los Caballeros. Valor patrimonial Tanto el espacio construido: viviendas, como el no construido: calles, plazas y patios privados de las viviendas, constituyen un conjunto arquitectónico que no ha sido protegido a lo largo del tiempo mediante una normativa específica, lo que ha provocado que se haya ido transformando poco a poco. Desde la convicción de que el desuso genera degradación, la intervención priorizará la protección y puesta en valor del conjunto urbano mediante algunas pautas de normativa urbanística, así como la dotación de usos en las viviendas que generen una actividad en ellas para asegurar su permanencia y mantenimiento.

 

Actuaciones propuestas

Como hilo conductor para establecer los parámetros urbanísticos básicos a la hora de intervenir en La Bazana y sus alrededores, y teniendo en cuenta que actualmente el planeamiento municipal de Jerez de los Caballeros se encuentra en redacción, se proponen varias pautas en cuanto a normativa que marquen las directrices a seguir de cara al futuro, que aseguren la permanencia de los recursos patrimoniales etnográficos, históricos, arquitectónicos y paisajísticos que posee este núcleo urbano. Estas pautas propuestas habrá que revisarlas y consensuarlas con el equipo técnico municipal, para que beneficien al conjunto de normativas redactadas y sean extrapolables al resto de pueblos de colonización. Se propondrán una serie de intervenciones, desde las más restrictivas en los edificios y espacios públicos que conforman el núcleo original de La Bazana, hasta intervenciones más flexibles en zonas de nueva creación. Incluso, se propondrá la eliminación de aquellos elementos disonantes hoy edificados como consecuencia de una laxa normativa y que perturban considerablemente los valores patrimoniales de La Bazana, generando un agravio para con el resto de habitantes de la localidad. Ante todo, se deben evitar transformaciones importantes de carácter especulativo como las que desgraciadamente se han llevado a cabo en algunas viviendas. Se establecen 4 zonificaciones dentro del núcleo de La Bazana:

SUELO NO URBANIZABLE – AREA DE EXPANSIÓN. Abarca todo el territorio que llamamos rural, entre La Bazana y Jerez de los Caballeros.

SUELO NO URBANIZABLE – ANILLO PERIURBANO. Abarca todo el perímetro exterior del área construida de La Bazana. En este anillo es de vital importancia el fomento de los valores paisajísticos como primera barrera frente al espacio edificado.

SUELO URBANO. Comprende toda la zona construida de La Bazana. En los edificios que ocupan esta área se establecerán unos parámetros urbanísticos, tales como altura de edificios, ocupaciones de parcelas, edificabilidad, etc que sean acordes a la pequeña escala de la localidad.

CONJUNTO HISTÓRICO. Dentro del suelo urbano se constituye un área de especial atención, que denominamos Conjunto Histórico y que deberá tener sus parámetros específicos de actuación. Comprende el núcleo inicial de La Bazana, es decir, las 5 plazas junto con las 50 viviendas que diseñó el arquitecto Alejandro de la Sota. Se definen las siguientes estrategias según las 4 zonas definidas:

1. SUELO NO URBANIZABLE – ZONA DE EXPANSIÓN (Min) MINIMIZAR: Proponer nuevas viviendas de forma disgregada, ligadas a la agricultura y al turismo rural como actividades productivas, creando un crecimiento sostenido de la ciudad y protegiendo el carácter rural del territorio.

2. SUELO NO URBANIZABLE – ANILLO PERIURBANO (Reg) REGENERAR: Apostar por los valores paisajísticos existentes mediante el mantenimiento y mejora de cultivos, y el mantenimiento y ampliación de los bosquecillos como bordes de ciudad

3. SUELO URBANO (Rec) RECUPERAR: Utilizar el edificio, dotándolo de actividad, para un uso compatible con su configuración arquitectónica.

4. PLAN ESPECIAL DE PROTECCIÓN DEL CONJUNTO HISTÓRICO VIVIENDAS (Pro) PROTEGER: Establecer criterios de conservación y mejora de las viviendas, con especial atención a los frentes que configuran las 5 plazas. Igualar criterios en cuanto a materialidad, alturas, dimensiones de huecos y colores. (Des) DESMANTELAR: Edificios o partes de ellos que suponen un perjuicio al conjunto del centro histórico, por invadir espacio público, encontrarse fuera de escala o alterar el skyline de la población. ESPACIO PÚBLICO (O) ORDENAR: Organizar los elementos que conforman el mobiliario urbano, vegetación, cableado y circulación de vehículos, eliminar barreras arquitectónicas y peatonalizar las plazas CRONOGRAMA DE ACTUACIONES